3 razones por las que el estrés es malo también para tus dientes

Que el estrés es muy nocivo para la salud lo sabemos todos, ¿verdad?

La ansiedad, los nervios… pueden somatizarse de forma física teniendo efectos en todo el cuerpo: desde la piel, el estómago y hasta la boca y los dientes.

¡Sí! ¡Tus dientes también sufren cuando estás estresado! Vamos a explicarte las 3 razones por las que el estrés puede estropearte la boca y los dientes.

  1. El estrés empeora tu higiene bucalLos estados de estrés pueden llevarte al descuido de tu cuidado personal y de tu higiene dental. No quiere decir que dejes de cepillarte, pero si que le dediques menos tiempo y cuidado del necesario. Sobre todo ocurre en ciertos momentos del día en los que vamos con prisas. Es clave recordar que el lavado de dientes debe realizarse siempre después de las comidas principales. Y por lo menos, una vez al día, realizar un cepillado más exhaustivo utilizando el hilo dental.La consecuencia directa de no hacerlo es, entre otros efectos nocivos, la generación de una placa de bacterias en los dientes y las encías. Estas bacterias son las causantes de la caries y de la inflamación de encías.
  2. Abuso de azúcares, alimentos procesados, tabaco y alcohol.Las épocas de estrés pueden hacer que descuides tu alimentación, con abuso de azúcares y alimentos procesados. Además también pueden ir acompañadas de un aumento del consumo de tabaco y alcohol.Todos estos malos hábitos son enemigos número 1 de nuestra salud bucal siendo origen de muchos tipos de problemas. Desde la caries al cáncer de boca.
    • El azúcar daña los dientes ya que hace que las bacterias produzcan el ácido que finalmente daña los dientes. Es decir que cuanto más azúcar consumamos, más ácido creará en nuestra boca.
    • El tabaco no solo nos causará daños estéticos si no que puede causar enfermedades como halitosis crónica o graves enfermedades periodontales o de las encías.
    • El alcohol afecta sobre todo por la erosión dental y la reducción de flujo salival que genera ya que el alcohol actúa sobre las glándulas salivares reduciendo la producción de saliva y provocando serios problemas en nuestra salud bucodental.
  3. Bruxismo o apretamiento dental¿Sientes tensión en los músculos de la cara y cuello al despertarte? ¿Sensibilidad en las muelas por la mañana? Puede ser que estés apretando los dientes sin darte cuenta. Y eso se llama bruxismo.Se trata de una somatización del estrés que carga los efectos nerviosos directamente sobre los dientes y muelas. De esta forma, apretamos los dientes por estrés durante el día, pero sobre todo mientras dormimos. Estudios recientes revelan que el 70% de la población de nuestro país la padece, y no hay que menospreciarlo, ya que si no se coge a tiempo puede llegar a provocar lesiones permanentes.Este hábito, mantenido en el tiempo, lleva al desgaste de la superficie dental, dolores de cabeza, y dolores musculares a nivel facial y mandibular.

    En este caso, como primera medida, es urgente acudir al dentista para que valore la necesidad de realizar algún tipo de tratamiento como sesiones de fisioterapia facial y/o utilización de una férula de descarga. Además, puede ser recomendable realizar un tratamiento de ortodoncia para mejorar la mordida y minimizar los efectos negativos que el bruxismo puede generar sobre tus dientes.

¿Cómo evitar estos problemas bucales causados por el estrés?

La prevención es siempre la mejor solución.

Por recuerda las 3 mejores herramientas para cuidar la salud de tu boca: buena higiene oral, buena alimentación reduciendo los hábitos nocivos como el consumo de tabaco y alcohol y acudir a revisiones periódicas con tu dentista.

Y por supuesto, reducir el estrés de nuestro día a día, siempre que esté en nuestras manos.

Pide una cita

Share

3 razones por las que el estrés es malo también para tus dientes

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*