Cómo evitar o retrasar la pérdida de hueso

En otro artículo publicado en este mismo blog, en febrero 2013, titulado ¿Porqué me sangran las encías?, hablábamos del problema y soluciones para las encías que sangran.

Vimos que, como consecuencia de la inflamación de la encía, además del sangrado, se produce una perdida real de la altura de hueso que rodea a las raíces de los dientes, y que está cubierto por las encías.

Como consecuencia de esa pérdida de hueso, aparece la “movilidad” de los dientes (se quedan flojos al perder la sujeción del hueso) y se retraen las encías (se quedan al descubierto las raíces).

Por si fuera poco, los dientes se desplazan y se abren huecos entre ellos. Estos huecos retienen los alimentos, generan molestias y dificultan la higiene. Y eso empeora el problema…

Todo esto desde el punto de vista de la salud.

Pero también desde el punto de vista de la estética de la sonrisa, se produce un gran descalabro: huecos “negros” entre dientes, dientes separados, dientes “alargados” por la recesión de la encía, etc.

¡Parece importante cuidar la encía y el hueso subyacente, para no llegar a estos extremos!

¿Qué podemos hacer para luchar contra estos problemas?

Tomar medidas para evitar la inflamación de encías, que está en contacto con el hueso:

  1. Cepillado completo de los dientes y encías, cada vez que comamos. No vale, solo un par de veces al día.
  2. Uso de medidas complementarias: la utilización del hilo de seda dental o pequeños cepillos interdentales, por lo menos dos o tres veces al día.
  3. Limpieza de dientes y encías, realizada por dentista o profesional cualificado, con la frecuencia que cada persona necesite (algunos cada año, y otros cada seis meses).
  4. En el caso de que no consigamos detener el sangrado continuo de encía (aunque sea leve), en el plazo de una semana de medidas de higiene extras, acudir al dentista para que busque el origen del sangrado.
  5. En los casos ”severos” de problemas gingivales, puede requerir un tratamiento periodontal (profundo). Seguido de un mantenimiento periódico continuo, cada seis o doce meses.

Un factor muy importante para evitar esas perdidas de hueso, es tener los dientes bien alineados, no amontonados, para poder realizar una correcta limpieza durante años y años. Este es uno de los beneficios a largo plazo de los tratamientos de ortodoncia.

Hacernos una ortopantomografía (radiografía completa de toda la boca), mínimo cada dos o tres años, porque (¡¡¡sorpresa!!!) puede haber pérdida de hueso también sin sangrado. ¡¡No avisa!!

Siempre pensamos que es un problema de gente mayor o con mala higiene. Y no, puede aparecer en jóvenes y personas con higiene correctísima, por causas hormonales, tratamientos famacológicos, etc.

Y malas noticias para los fumadores: el tabaco acelera la destrucción de hueso.

Sentimos tener que comentaros estos aspectos tan poco agradables del cuidado de nuestras bocas, pero mas vale no tomar la estrategia de la avestruz, escondiendo la cabeza en el suelo, para no ver los problemas, y dejar que todo esto se complique en exceso.

Si queremos salud y bienestar, a pelear por ello.

Esperamos que estos comentarios os sean útiles.

Ánimo y tenéis a vuestra disposición a todo el equipo humano de nuestras Clínicas de Ortodoncia Novasmile en Alicante y Finestrat, para ayudaros y aconsejaros.

Alicante: Avenida Federico Soto, numero 4. 965 21 53 00

info@ortodoncianovasmile.com

Finestrat: Frente Centro Comercial La Marina. 965 86 96 86

lamarina@ortodoncianovasmile.com

Cómo evitar o retrasar la pérdida de hueso
4.5 (90%) 2 votos

Pide una cita

Share

Cómo evitar o retrasar la pérdida de hueso

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*