Si tu hijo/a ronca, la solución puede estar en el ortodoncista

Muchas veces hemos escuchado que los niños roncan por la noche. Al contrario de lo que se piensa, es importante saber que si el ronquido es crónico, tu hijo o hija debe ser examinado por especialistas. No es una emergencia, pero es importante conocer la causa.

El ronquido en los niños puede ser debido a diferentes alteraciones, ya sea de amígdalas, vegetaciones, desviaciones del tabique nasal, e incluso por la forma del paladar. Si el paladar es estrecho, las cavidades de las fosas nasales también lo serán. Si el paladar es ancho, las fosas nasales también, por lo que el aire circulará sin problemas.

En muchas ocasiones nos hemos encontrado con pacientes que, gracias a sus tratamientos de ortodoncia, han disminuido sus casos de ronquido, y esto es debido a la anatomía de la boca y a su mejora.

Hasta aproximadamente los 12 años, el maxilar superior del niño o niña está anatómicamente separado por dos mitades, y en el centro de ellas encontramos cartílago. Es por ello que hasta esa edad podemos considerar que el paladar es moldeable y, por tanto, se puede mejorar su estructura.

Cuando nos encontramos casos de mordidas cruzadas -como en este artículo que aquí os dejamos-, o de problemas de espacio en el momento de salir los dientes definitivos, muchas veces tenemos que recurrir a la llamada ortopedia dentofacial.

La ortopedia dentofacial es un tratamiento que consiste, simplemente, en emplear un disyuntor o un expansor palatino que nos permita agrandar el paladar superior para generar el espacio suficiente.

Al ensanchar el maxilar superior, las fosas nasales también se ensanchan y el paso del aire mejora. En algunas ocasiones esto permite al niño o niña respirar igual de bien por la boca y por la nariz.

Este tratamiento disyuntor, que mejora los ronquidos en los niños, puede colocarse solo o combinado con otros aparatos de ortodoncia, en función de las necesidades del niño. El expansor del paladar se suele emplear durante una media de 6 meses y luego se retira para no volverlo a emplear más.

Es por eso que es crucial emplearlo en edades tempranas, cuando el paladar no ha cerrado definitivamente su forma. Como siempre aconsejamos en Novasmile, una visita al ortodoncista con unos 6 o 7 años de edad puede solucionar problemas de manera temprana. Evitando así intervenciones futuras más complejas.

Si consideras que tu hijo o hija ronca mucho, si has descartado otras alteraciones respiratorias, puede que tu respuesta esté en el ortodoncista.

Con un diagnóstico anticipado podemos solucionar futuros problemas de manera más rápida y eficaz. En Novasmile el estudio y la primera visita son gratuitos también para los niños. Pide ya tu cita en cualquiera de nuestras clínicas Novasmile Ortodoncia.

Imagen destacada: Photo by Annie Spratt on Unsplash

Si tu hijo/a ronca, la solución puede estar en el ortodoncista
5 (100%) 1 voto[s]

Pide una cita

Share

Si tu hijo/a ronca, la solución puede estar en el ortodoncista

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*